Las inmobiliarias de la Costa Brava van a tope

giscom-real-estate-blog-las-inmobiliarias-de-la-costa-brava-van-a-tope

Las inmobiliarias de la Costa Brava van a tope

Como ya pasó hace unos años, el nuevo boom del ladrillo ha hecho que se dispare el número de inmobiliarias en la Costa Brava, cercano ya al nivel del 2004. Pero ha cambiado mucho la tecnología, las franquicias y los fondos, así que no es exactamente igual.

Es fácil volver a ver las ciudades llenas de grúas… y de agencias inmobiliarias de ventas de pisos en la Costa Brava. En España ya hay unas 53.000 oficinas, aún lejos de las 70.000 que había a finales del 2006.

Actualmente, existen menos agencias inmobiliarias pero mucho más competentes y cercanas a pie de calle. También han proliferado las empresas especializadas en algún sector y las lowcost. Aún y así, existe aproximadamente un 30% de particulares que prefieren evitar las agencias y vender su vivienda directamente, cuando en los países anglosajones es aproximadamente del 10%.

Registro de profesionales API

Catalunya fue la primera comunidad en obligar a los profesionales su inscripción en un registro, a formarse y a garantizar mediante Responsabilidad Civil a los consumidores. A raíz de esto, muchos profesionales han incorporado herramientas tecnológicas, uniéndose a una franquicia o a un Multiple Listing Service (MLS), redes de agentes independientes que vuelcan sus inmuebles para comercializarlos conjuntamente.

Las proptech en auge

Estas start-ups inmobiliarias empezaron en España en 2016, copiando modelos de negocio de Estados Unidos y Gran Bretaña, donde tienen el 10% del mercado frente al 0,2% español. Solo existen dos redes inmobiliarias con 200 oficinas, cuando en Estados Unidos las empresas líderes tienen más de 7.000.

El gran incremento de API es debido a la cantidad de profesionales que acabaron cerrando y buscando otros trabajos durante la recesión y ahora han vuelto. Además, se ha visto potenciado por las franquicias: 70 marcas que concentran el 60% de las agencias con una fuerte competencia entre firmas como venderlos en exclusiva, pagos a vecinos y porteros o regalos para los propietarios.

La comisión de una inmobiliaria ronda el 5% en la venta de un inmueble en exclusiva, y 3% cuando no la tiene. Por eso cuesta cada vez más ver carteles de pisos en venta por la calle, porque las agencias se esfuerzan en la exclusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *