El cambio no es la tecnología, hay algo más

giscom-real-estate-blog-el-cambio-no-es-la-tecnologia-hay-algo-mas

El cambio no es la tecnología, hay algo más

Nosotros, como personas, tenemos una consciencia tangible del cambio evolutivo, pero las máquinas no, porque simplemente se dedican a funcionar y no a trabajar, como sí lo hacen las personas.

El hecho de trabajar, ya lleva implícita la consciencia de realizar el trabajo. El impacto que pueden generar las nuevas tecnologías durante los próximos años volverá a ser, de nuevo, altísimo como lo ha sido y lo está siendo, eso es evidente, pero no deja de ser un instrumento para las personas.

Lo que realmente cambia es el valor que se va creando para éstas, la forma en que vivimos, nos relacionamos o consumimos… el reequilibrio de nuestra sociedad.

Creando necesidades

Ya pasó con Steve Jobs en su día. Las tablets que hoy son tan comunes, no dejaron de ser un instrumento que Jobs se sacó de la manga creándonos una necesidad para que tuviésemos que comprarla… ¡y lo consiguió! Hoy en día una tablet es un instrumento más, para muchos imprescindible.

Muchas tecnologías nos parecen muy impactantes pero, a la práctica, no llegamos a identificar cuál es verdaderamente su utilidad. Sabemos que tarde o temprano tendrán impacto por lo sorprendentes que son, pero no en qué afectarán. Quizá el problema viene de las numerosas tecnologías que nacen para solucionarnos unos problemas que, simplemente, no tenemos. Un ejemplo claro es el mundo de las TV 3D… recientemente ha cerrado la última fábrica porque, aunque la tecnología es alucinante, seguramente lo más apetecible al llegar a casa después de trabajar no es ponerse unas gafas aparatosas para ver el telediario en 3D.

Dar en el clavo

La clave está en ayudar a las personas a tomar mejores decisiones o a disponer de herramientas realmente útiles. Un ejemplo claro sería la impresión 3D, uniendo la capacidad de personalización con la facilidad de creación.

Otro punto clave es la redefinición de la interacción que tenemos los humanos con las máquinas respecto la actual, sabiendo que hay que reinventarse y eso generará nuevos puestos de trabajo a la vez que destruirá otros.

Estas empresas que se actualizan tienen que imaginar el cambio como la capacidad de crear más valor para los equipos o clientes gracias a las nuevas tecnologías y no simplemente inyectar tecnología para parecer más modernas. Entender la inteligencia artificial e ir de lo que los clientes necesitan a la tecnología y no al revés.

Es importante saber qué problema queremos resolver antes de acudir sin más a la tecnología, o generará elevados gastos a las empresas que se modernizan. También lo es reconocer que la tecnología nos rodea y envuelve pero lo que sucede mientras tanto, corre a cuenta de las personas, porque la tecnología es el instrumento que tiene que facilitarnos más las cosas y solucionarnos problemas reales, no excusas para incorporar esas nuevas tecnologías.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *